Argentina, primer Aniversario del Balotaje

Un año. El “cambio” cumple un año, se me ocurre que resultaría grato encontrar a uno de aquellos votantes que –quiméricos- llegaron hasta aquella instancia del balotaje con la euforia del optimismo, con la esperanza de la transformación. Sería grato poder encontrarlo con ese mismo equipaje de ilusiones que portaba entonces, esa variable discursiva enriquecida de conceptos con altos valores, sueños que al parecer estaban ahí, al alcance de la mano.

A un año de una ajustada victoria casi un 70 % de la población está desconforme con el manejo de la economía por parte de Cambiemos, Macri ha incumplido sistemáticamente con sus promesas electorales, como si solo se hubiese tratado de un libreto que cumplió con su objetivo: ganar las elecciones y que luego desecharon para tomar como rumbo hacia el lado opuesto. La estafa pública del engaño colectivo al que te sometieron Macri, el poder económico y los medios hegemónicos ha superado los límites de todo lo visto anteriormente.

Todo se desintegró de golpe, aquel hombre que hablaba de otro país de pronto nos puso en otro país pero para revivir la pesadilla de la supervivencia -los números lo expresan con su fría estadística- para un pueblo que fue durante 12 años el motivo de cada política de Estado. Un año fue capaz de derrumbar doce años de construcción inclusiva en el que se priorizaron las políticas tendientes a reparar la ausencia del Estado en aquella segunda década infame del menemismo que colpasó con la Alianza en el 2001.

De aquella tragedia a esta que se está gestando pasaron 15 años, son otros los protagonistas con el mismo modelo e idénticas recetas: recesión, ajustes y exclusión; endeudamiento progresivo, transferencia de recursos ascendente y asimetría social; de acuerdo a los tópicos que afloran en el vocabulario popular, político y periodístico –de los que aún pueden decir lo que sucede-. Con estos antecedentes es muy difícil creer que el final será distinto y que habrá globos para la fiesta cuando pasen los 4 años que fija la constitución.

Qué fue de aquellos votantes, dispersos por la vasta extensión del territorio nacional, aquellos responsables del cambio, dónde están con sus voces de algarabía contenida, con esa agenda de cambios que reclamaban mientras gozaron los beneficios de un proyecto político que los contuvo y los cobijó en el seno de sus políticas, combatiendo contra el brazo del poder económico y la oligarquía dominante. Dónde quedaron con sus quimeras, esclavo de una necesidad ajena, la de poder comprar dólares cuando hoy apenas tienen para comer, los que con suerte aún conservan su empleo.

Los grandes economistas pronostican un desenlace fatal para la política económica de Macri, sin alternativas ni paliativos, destino final: un país con millones de excluidos, con una profunda brecha social y económica entre los que más tienen y los despojados de toda su dignidad -los que compraron globos- por el mejor equipo de los últimos 50 años. Repta con su veneno, silenciosamente, la estrategia urdida por Macri para saquear a la patria y entregar sus recursos a los Buitres de afuera, que en definitiva son quienes lo pusieron allí, con los Buitres de acá, Magneto, Carrió, Lanata, Sanz y tanta lacra más que se regodean de sus hazañas.

Y vos… el gran comprador de globos, partícipe necesario de esta tragedia, vos todavía no encontrás motivos para celebrar, más allá de la saciedad inicial de tu odio y de volverte un portador activo de la repetida frase sobre “la pesada herencia”. Un año ya de aquel día en que el poder volvió al poder y los dueños del país recuperaron el territorio; vos y todos los demás que lo votaron tienen motivos para reflexionar sobre la decisión que tomaron, de todos modos: “FELIZ ANIVERSARIO”.

 

Lic. Raúl E. Valobra

 

(Visited 2 times, 2 visits today)

Comments

comments

A %d blogueros les gusta esto: