Pin It
Brasil: Pollitos en fuga alimentados con maíz ilegal
Brasil: Pollitos en fuga alimentados con maíz ilegal

Brasil: Pollitos en fuga alimentados con maíz ilegal

El sitio Bloomberg habla de “Preocupacion OGM  para  Brasil ” ante los retrasos en los envíos de alimentos para los pollos, porque el vecino país tiene reglas estrictas sobre las importaciones de transgénicos.

Pero nuevamente, como ya lo hizo con la super soja, Argentina siempre está dispuesta a darle una manito al agronegocio, y hacer entrar, solapadamente, esta vez al maíz transgénico prohibido en Brasil. ¿Cómo seguirá la historia? ya la vimos antes, obligado (no obrigado), el país carioca se verá en la necesidad de cultivarlo.

La enorme industria del pollo de Brasil, frente a una sorprendente escasez nacional de maíz para alimentar a sus aves, la solución parecía obvia: importar el grano de los EE.UU.

Sin embargo, no ha habido importaciones procedentes de los EE.UU. en lo que va de este año, a pesar de que el déficit de maíz es tan grave que los productores de pollos han reducido la producción en un 10% en los últimos meses. Las empresas no están comprando el grano estadounidense porque están preocupados de que las regulaciones estrictas de Brasil sobre los transgénicos, amenazan con retrasar los envíos.

El destino de un cargamento de maíz que llegó a Brasil en abril, ilustra las preocupaciones por las demoras portuarias potencialmente costosas. El envío fue de Argentina, donde se cultivan algunas variedades de maíz modificado no permitidas en Brasil, y donde inicialmente se impidió su descarga, según informa Bloomberg. Pero esto le valió una semana de espera al comprador para convencer a las autoridades de que la carga era legítima.

En Brasil,  y muchos otros países, los transgénicos son un tema sensible. Los productos agrícolas modificados deben ser cuidadosamente separados y las inspecciones en el puerto son estrictas. Brasil permite a sus agricultores cultivar soja transgénica y 29 variedades de maíz modificado, según la Consultora Celeres.

La industria brasileña de pollo, el mayor exportador del mundo de carne y los productores de granos, ya están considerando si se debe solicitar la aprobación del gobierno para importar los cultivos transgénicos que no se permiten en la actualidad, dijo una fuente, que pidió no ser identificada.

Neri Geller, secretario de política agrícola del Ministerio de Agricultura, confirmó las sospechas y dijo que son todavía preliminares. “No se ha realizado ninguna solicitud formal al Ministerio de Agricultura todavía”, consultado el lunes 6 de junio, en una entrevista.

La Comisión Nacional técnica para la Bioseguridad de Brasil (CTNBio), el organismo responsable de la aprobación de los OMG, no ha recibido ninguna petición formal para autorizar la importación de variedades de maíz actualmente prohibidos, ni se han discutido las dificultades con los envíos, respondieron el martes 7, a través de un correo electrónico.

Las incertidumbres de la importación de cultivos modificados en Brasil ilustran cómo la amplia variación en la regulación de los OMG en todo el mundo a veces puede perturbar el comercio internacional. En los últimos años, algunas de las mayores empresas de comercio de mercancías se han negado a aceptar ciertos cultivos OGM de los agricultores debido a que las semillas utilizadas no habían recibido una amplia gama de aprobaciones globales, algo que puede conducir a atracos en los puertos o incluso el rechazo de los cargamentos enteros.

Me pregunto ¿es ello más importante que la salud, que tener el film Consumed en vivo  y en portugués, para exportarlo también al mundo? ¿Olvidaron en Brasil las reacciones alérgicas denunciadas por personas que habían consumido alimentos que contenían maíz Bt StarLink , en USA. Que también fué encontrado en productos alimenticios de Kraft, y en las tortillas de Taco Belly? ¿Olvidó Brasil que Aventis la empresa de biotecnología agrícola propietaria de StarLink se vió obligada a cancelar definitivamente la comercialización de estas semillas?. Es que jamás pudo controlar que ése maiz termine en la alimentación humana, pese a haber firmado con los agricultores contratos que lo impedían. 

Lo cierto es que los pollos de Brasil ya no garantizan ni calidad ni salubridad.Lo mismo digo de los pollos de Argentina, y los de USA, alimentados con transgénicos y antibióticos,  tal la excelente campaña que viene realizando Tío Biótico, el nuevo personaje de Natural Resources Defense Council (NRDC).

En teoría, debería ser más fácil para los cariocas comprarle a los EE.UU. después de la suspensión en abril, de los impuestos de importación, sobre el maíz importado fuera del bloque comercial del Mercosur. Pero los datos del gobierno de Estados Unidos muestran que no ha habido exportaciones a Brasil en 2016.

Todo cambia, Brasil aceptó cultivar la soja GMO en 1998 y recién en 2003 lo hizo legalmente. Monsanto introdujo ilegalmente en Brasil el maíz G21 denunciado en 2005, por el Dip. Frei Sérgio Görgen (PT-RS), denuncia confirmada por el Ministerio de Agricultura, que fué legalizado recién en 2008. Hoy está a la vista que abrirá nuevamente las puertas a  los transgénicos que aún no autorizó. Demostrando una vez más que para el agronegocio, cruzar el alambrado, masacrar campesinos, evadir controles, intoxicar niños, envenenar comida, agua, aire, comprar la voluntad de todos los organismos internacionales, sobornar políticos, eurodiputados, científicos, representantes del Vaticano y violar normas de todos los países, no es un problema.Deja Vú.-

Fuente Zero Biocidas

Pero nuevamente, como ya lo hizo con la super soja, Argentina siempre está dispuesta a darle una manito al agronegocio, y hacer entrar, solapadamente, esta vez al maíz transgénico prohibido en Brasil. ¿Cómo seguirá la historia? ya la vimos antes, obligado (no obrigado), el país carioca se verá en la necesidad de cultivarlo.

La enorme industria del pollo de Brasil, frente a una sorprendente escasez nacional de maíz para alimentar a sus aves, la solución parecía obvia: importar el grano de los EE.UU.

Sin embargo, no ha habido importaciones procedentes de los EE.UU. en lo que va de este año, a pesar de que el déficit de maíz es tan grave que los productores de pollos han reducido la producción en un 10% en los últimos meses. Las empresas no están comprando el grano estadounidense porque están preocupados de que las regulaciones estrictas de Brasil sobre los transgénicos, amenazan con retrasar los envíos.

El destino de un cargamento de maíz que llegó a Brasil en abril, ilustra las preocupaciones por las demoras portuarias potencialmente costosas. El envío fue de Argentina, donde se cultivan algunas variedades de maíz modificado no permitidas en Brasil, y donde inicialmente se impidió su descarga, según informa Bloomberg. Pero esto le valió una semana de espera al comprador para convencer a las autoridades de que la carga era legítima.

En Brasil,  y muchos otros países, los transgénicos son un tema sensible. Los productos agrícolas modificados deben ser cuidadosamente separados y las inspecciones en el puerto son estrictas. Brasil permite a sus agricultores cultivar soja transgénica y 29 variedades de maíz modificado, según la Consultora Celeres.

La industria brasileña de pollo, el mayor exportador del mundo de carne y los productores de granos, ya están considerando si se debe solicitar la aprobación del gobierno para importar los cultivos transgénicos que no se permiten en la actualidad, dijo una fuente, que pidió no ser identificada.

Neri Geller, secretario de política agrícola del Ministerio de Agricultura, confirmó las sospechas y dijo que son todavía preliminares. “No se ha realizado ninguna solicitud formal al Ministerio de Agricultura todavía”, consultado el lunes 6 de junio, en una entrevista.

La Comisión Nacional técnica para la Bioseguridad de Brasil (CTNBio), el organismo responsable de la aprobación de los OMG, no ha recibido ninguna petición formal para autorizar la importación de variedades de maíz actualmente prohibidos, ni se han discutido las dificultades con los envíos, respondieron el martes 7, a través de un correo electrónico.

Las incertidumbres de la importación de cultivos modificados en Brasil ilustran cómo la amplia variación en la regulación de los OMG en todo el mundo a veces puede perturbar el comercio internacional. En los últimos años, algunas de las mayores empresas de comercio de mercancías se han negado a aceptar ciertos cultivos OGM de los agricultores debido a que las semillas utilizadas no habían recibido una amplia gama de aprobaciones globales, algo que puede conducir a atracos en los puertos o incluso el rechazo de los cargamentos enteros.

Me pregunto ¿es ello más importante que la salud, que tener el film Consumed en vivo  y en portugués, para exportarlo también al mundo? ¿Olvidaron en Brasil las reacciones alérgicas denunciadas por personas que habían consumido alimentos que contenían maíz Bt StarLink , en USA. Que también fué encontrado en productos alimenticios de Kraft, y en las tortillas de Taco Belly? ¿Olvidó Brasil que Aventis la empresa de biotecnología agrícola propietaria de StarLink se vió obligada a cancelar definitivamente la comercialización de estas semillas?. Es que jamás pudo controlar que ése maiz termine en la alimentación humana, pese a haber firmado con los agricultores contratos que lo impedían. 

Lo cierto es que los pollos de Brasil ya no garantizan ni calidad ni salubridad.Lo mismo digo de los pollos de Argentina, y los de USA, alimentados con transgénicos y antibióticos,  tal la excelente campaña que viene realizando Tío Biótico, el nuevo personaje de Natural Resources Defense Council (NRDC).

En teoría, debería ser más fácil para los cariocas comprarle a los EE.UU. después de la suspensión en abril, de los impuestos de importación, sobre el maíz importado fuera del bloque comercial del Mercosur. Pero los datos del gobierno de Estados Unidos muestran que no ha habido exportaciones a Brasil en 2016.

Todo cambia, Brasil aceptó cultivar la soja GMO en 1998 y recién en 2003 lo hizo legalmente. Monsanto introdujo ilegalmente en Brasil el maíz G21 denunciado en 2005, por el Dip. Frei Sérgio Görgen (PT-RS), denuncia confirmada por el Ministerio de Agricultura, que fué legalizado recién en 2008. Hoy está a la vista que abrirá nuevamente las puertas a  los transgénicos que aún no autorizó. Demostrando una vez más que para el agronegocio, cruzar el alambrado, masacrar campesinos, evadir controles, intoxicar niños, envenenar comida, agua, aire, comprar la voluntad de todos los organismos internacionales, sobornar políticos, eurodiputados, científicos, representantes del Vaticano y violar normas de todos los países, no es un problema.Deja Vú.-

Fuente Zero Biocidas

 

Comments

comments

error: Protegido por Copyright