CARTA ABIERTA AL INGENIERO MACRI

Señor Presidente:

Acaba de terminar la conferencia de prensa de la CGT en el Salón Vallese. Por las dudas no lo tenga muy claro, Felipe Vallese fue un obrero peronista desaparecido.

 

Del triunviro que conduce la confederación General del Trabajo, el apellido de mayor reminiscencia inglesa sería el de Schmid, que sin embargo, al iniciar la conferencia aclaró que los trabajadores hablaban español.

 

Lo que parece una redundancia tiene mucha importancia, porque el rico idioma de Cervantes goza de una multiplicidad de antónimos, parónimos y sinónimos. Y mientras una palabra define campo y usamos otra para decir país, en el idioma de los piratas se usa country, por lo cual hablar inglés simplifica y reduce la capacidad de análisis, porque se maneja un vocabulario más chico y hace trabajar con menor intensidad el cerebro.

 

Es muy importante que un presidente sea poliglota como en su caso y no solo que domine el inglés sino el italiano, dos idiomas que favorecieron el desarrollo de la mafia neoyorquina.

Si bien es cierto que ahora no tenemos embajador en Estados Unidos, seguramente esto no sea de mayor importancia, habida cuenta que con Trump se conocen desde hace mucho tiempo, justamente cuando su padre Franco, por manejar el idioma inglés, lo mandó a arreglar un litigio con la cosa nostra y la mafia judía de aquella ciudad norteamericana.

Perdóneme, no me quería ir por las ramas, pero al estar en el salón de la CGT no pude olvidarme de su referencia a las mafias sindicales.

 

Y mientras escuchaba la conferencia de prensa, pensé: Macri de esto sabe mucho.

 

Our country was paralysed. Perdón, me contagié. El país estuvo paralizado. Y las preguntas de los colegas fueron poco inteligentes y permitieron que se lucieran los dirigentes obreros.

Dijeron que se ajustaron a derecho, que quieren que usted termine, que ellos pueden tener propuestas económicas pero ustedes son los que gobiernan, le pidieron que usted también acepte la ley y llame a la paritaria nacional docente como se lo ordenó la justicia, repudiaron los cortes y los piquetes, recordaron las tratativas y compromisos que ustedes y los empresarios no cumplieron. Y claro, no estaba la agencia Bloomberg, así que hablaron en español.

 

Presidente, todavía nos queda en el recuerdo su baile en el balcón de la casa de gobierno y la revolución de los globos. Y cuando quisieron presentar lo del día 1º de abril como un gran apoyo al proyecto económico de su gobierno, Argentina se paralizó.

A los 15.000 millones de pesos que se pierden según datos propios en este día, le contestaron que los trabajadores perdían el presentismo, sin contar lo que vienen perdiendo en el salario por las políticas de Prat Gay o de Dujovne.

Do you understand, Mr. President?

Perdón. Otra vez se me escapó el inglés.

Me entiende, Señor Presidente?

 

El mismo día que el país estaba paralizado, usted dijo en Puerto Madero “nosotros estamos trabajando”.

La verdad que era hora, señor. Porque en el casi año y medio de gobierno es el principal empleado público que se tomó tantas vacaciones en nuestra historia en tan poco tiempo.

Lo que incluye dormir en la estancia de Lewis, el inglés de la Patagonia, o en el palacio de los reyes holandeses, dueños de la Shell con los británicos.

Eso lo llevó a pensar que la gesta de Malvinas lo importante era hablar con Ardiles, no solo porque había sido un jugador de futbol sino porque había vivido en Inglaterra.

Es difícil pensar en inglés y defender al criollo. Le dije antes que nuestro idioma es rico en sinónimos, en parónimos y en antónimos. Sin embargo no hace falta usarlos porque le hemos robado al italiano una palabra que sintetiza que el paro fue por el laburo, lo hicieron los laburantes, contra las mafias financieras, las mafias de la especulación, y los históricos mafiosos de la ceocracia.

 

Do you understand, Mr. President?

 

Los trabajadores que hablan en español pararon por techo, tierra y trabajo.

Es mi deseo, señor, que no se empalague con el 1º de abril, porque el 6 del mismo mes le va a cortar la digestión. Ojala que el 7 recapacite y llamen no solamente al diálogo de sordos, sino a un diálogo con acción, porque un tal Perón nos enseñó que mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar.

 

Good bye, Mr. President. 

Adiós Sr. Presidente. Otra vez se me mezcló el inglés. La culpa es de la agencia Bloomberg y de usted, que habla tantos idiomas.

 

MIGUEL ANGEL DE RENZIS

 

(Visited 467 times, 11 visits today)

Comments

comments

A %d blogueros les gusta esto: