Pin It
Credil en Cañuelas es una trampa
Credil en Cañuelas es una trampa

Credil en Cañuelas es una trampa

Credil es una empresas hace una tiempo está trabajando en cañuelas, con muy buenos modos y respeto, captan a sus clientes, de esta manera empieza el engaño y una trampa con interés usurario.
Al tiempo que algún cliente circunstancial, saca un crédito de 2000 pesos donde  comienza  el engaño, con una serie de cuotas chicas de 340 pesos, al tiempo se capitaliza el engaño, las empleadas de esta empresa, de una manera encantadora te dicen que podes renovar el crédito, “ empieza la Trampa” muchos clientes sacan otros 2000 pesos o 3000 pesos supuestamente es una renovación del crédito inicial.
Si estas pagando el primer crédito en la cuota N° 10 cuando les preguntas de una manera simpáticas y adorables, te contestan que “si,” la artimaña es la siguiente te hacen un segundo crédito de 12 cuotas de ejemplo, 3000$ pesos por 448$ en cuotas.
El razonamiento de los números te hace pensar voy a pagar un poquito más, la diferencia de los 340$, a 448$, pansas son 100$ más, de esta manera empieza el engaño.
Nunca te dijeron o contaron que te hicieron otro crédito, por un monto diferente al primero, en consecuencia te encontrar con dos créditos uno de 2000$ y otro de 3000$, sumando las dos cuotas te da por mes, tenes que pagar 788$ con dos vencimientos diferentes, cuando te presentas en la sucursal cañuelas a pagar el crédito obvio pagas 448$ pensando que es la sumatoria de los dos créditos, que las empleadas nunca te explicaron.
Al tiempo te enteras que a “Credil “le debes más de lo que supones, y te encontrar enganchado con un collar de plomo en el cuello.
Si sacamos la cuenta, de un préstamo personal en Credil : de 3.000$ si lo pagas en 18 cuotas de 370$ estarías pagando un total de $ 6.676 una diferencia de 3.676$, y si elegís 12 cuotas de 451 $, el total es de 5.422$, 2.422$, más del préstamo inicial.
El negocio es redondo, para la víctima es una complicación de malos tratos en el caso que te atrases, te persiguen por teléfono de tal manera que te hacen sentir culpable de no tener dinero y padecer la inflación o que tu sueldo no supere lo mínimo de 5600, descartándote todo tipo de posibilidades de progresar, ya que te endeudas al no poder pagar ni siquiera los impuestos, que hoy superan los 500$.
Este desfasaje económico que sufren todos aquellos que cobran menos de 5600 más la inflación de todos los meses hace que tu trabajo no valga un carajo, al estar por debajo de 5600 pesos que es pobreza, ni hablemos de los jubilados o de aquellas personas que cobran 3800$ o 4200$.
Es un caldo de cultivo para que los vivos, den créditos distorsionados con un exceso de punitorios, en contra de sus clientes quienes mantiene estas empresas, que su mayor ganancia es que alguien caiga desgracia y se atrase, es la ventaja sobre el pobre trabajador  que acude a tomar estos créditos distorsivos.
Lo recomendable es no tomar estos créditos ya que con la amenaza que te embargan el sueldo, las personas se asustan y les pagan cifras que no se ajustan a la realidad, de un sueldo por debajo de los 4200$ con cuotas de 900$ y te prestaron 3600$.
En estos lugares tendría que estar el AFIP para controlar la ganancia que tiene y si tributan lo que en verdad recaudan.
Estos despropósitos hacen que la gente confié en empresas disfrazadas de lobos con piel de corderos.
Se debería legislar una ley que proteja a las personas comunes, con remuneraciones por debajo de los 4200$, donde estas empresas no puedan aumentar la cuota pactada, mas allá de la inflación o de cualquier cosa que suceda en lo económico, estas empresas deberían asumir los riesgos de prestar dinero y no estafar con punitorios distorsivos abusando del más débil, que no se puede defender ante el atropello de los empleados de estas empresas , entrenados para someter a su clientes y perjudicarlos por un tiempo determinado con usura y rozando la estafa.
Daniel Etchadoy

 

 

Comments

comments

error: Protegido por Copyright