Del 2016 al 2017 sin grandes “Cambios”

[bctt tweet="Del 2016 al 2017 sin grandes “Cambios”" username="danieletchadoy"]Por El Lic. Raúl E. Valobra

Para empezar este nuevo año nos encontramos como recibimiento el aumento de los combustibles, que de a poco va trepando por encima del dólar, excusa que siempre influyó en su precio; para que la poca gente que está de vacaciones no sufra el impacto negativo desde su casa, aprovechando el buen humor, se subieron también los peajes, los estacionamientos y por allí está instalada la polémica de los cigarrillos que aumentaron pero nadie se hace cargo del porqué; no se puede omitir en este recorrido la quita del beneficio del 5% del IVA por consumo con tarjeta de débito.

Así entramos en este 2017, que -de acuerdo a lo que se vaticinaba- nunca iba a poder ser peor que el 2016, sin embargo el nuevo ministro de Economía, Nicolás Dujovne, dice que piensa abrir aún más las importaciones, por lo que el panorama indudablemente tiende a agravarse por ese montón de factores que intervienen en la producción nacional y que se desarticulan con la apertura indiscriminada de las importaciones como medida económica reduccionista que intenta abaratar los costos y combatir la inflación.

La caída a pique que efectuaron todos los índices positivos de la economía durante el año pasado hacen que este año tenga la posibilidad de exhibir datos mejores y no porque sean números alentadores ni de reactivación económica sino porque es imposible igualar un año tan devastador como el 2016; entre despidos, recesión, tarifazos, caída del consumo, aumentos indiscriminados de precios de la canasta básica, finalización de planes sociales; todo fue contribuyendo para que se gestara el peor año de las últimas dos décadas, con mayor impacto en las clases más vulnerables.

A su vez en el Ministerio de Educación se produjeron despidos -con garrotes y represión-, que significan dejar sin efecto algunos programas de “la pesada herencia” que apuntalaban la complejidad del aprendizaje, es decir que nuevamente un eslogan presidencial, en este caso el que fijaba a la educación como prioridad, queda en la extensa agenda de las promesas incumplidas, que poco parece importarle a Macri porque en definitiva tenían ese solo objetivo: el engaño, y es el fruto de una estratagema de Durán Barba.

Por otro lado, nos encontramos ante un brote de hechos violentos de inseguridad que han terminado trágicamente y motivaron una pueblada en Flores, por la connivencia policial con el submundo del hampa, que en ese barrio precisamente se cobró la vida de dos personas: Pascual Mollo (69) y Brian (14). Luego, para completar la tragedia de Flores, degollaron a otro vecino, Pablo Guillermo Pelisch (54) de 14 puñaladas en un confuso episodio. En otro caso resonante ocurrido en Mataderos aún se están peritando las armas policiales para saber si la bala que hirió mortalmente a Jonathan Echimborde (28) provino de un arma de los miembros de la fuerza que “venían a los tiros” en medio la pasividad del barrio en una “irresponsable” persecución delictiva..

Para completar esta primera semana del año es notable -y digna de toda reprobación- la omisión de la cartera que conduce la ministra Carolina Stanley, al enviar sus salutaciones oficiales con un mapa de la República Argentina en la que no estaban incluidas nuestras queridas Islas Malvinas, esto causó polémica en las redes sociales y el rechazo tanto de veteranos de Malvinas como de figuras del Kirchnerismo, como la ex embajadora ante Londres Alicia Castro, que acusó al Gobierno de impulsar una “desmalvinización”.

Al parecer se aproxima un año venturoso, que no nos ofrecerá tregua en la faz informativa, en el “efecto mordaza”, en la censura encubierta; a esto se le suma la labor profesional de los sicarios de la verdad que, fieles a su dogma monetarista, luchan por la continuidad de un gobierno endeble, que solo se sostiene con la complicidad manifiesta de la prensa hegemónica, pauta mediante: Lanata, Majul, Los Leuco, Del Moro, Fantino y compañía. Ahora, intentan concientizar a la población somnolienta que los costos laborales del país son demasiado altos y es porque vienen por la precarización laboral.

Lic. Raúl E. Valobra

(Visited 3 times, 3 visits today)

Comments

comments

A %d blogueros les gusta esto: