Pin It
Gran confluencia de trabajadores en La Plata
Gran confluencia de trabajadores en La Plata

Gran confluencia de trabajadores en La Plata

Miles de trabajadores estatales, judiciales, trabajadores de la salud, docentes, pequeños campesinos, desocupados y jubilados marcharon el jueves 19 a la Legislatura y la Gobernación bonaerense en La Plata, contra la “ley de emergencia administrativa” que abre las puertas a más despidos y flexibilización laboral.   

Estatales bonaerenses contra el ajuste

Entrevistas a Jorge “Alemán” Smith, dirigente de la CCC, Marta Gómez, secretaria gremial de Suteba, Pablo Maciel, de la Corriente de Salud Salvador Mazza y Roberto Solano, de Asoma, en el marco de la movilización del 19.

 

Jorge “Alemán” Smith, dirigente de la CCC

El Astillero, un bastión en la defensa de la industria nacional

 

En la cabecera de la imponente marcha, junto a otros dirigentes gremiales, el compañero Jorge “Alemán” Smith, dirigente del PCR y de los trabajadores estatales del Astillero Río Santiago, nos decía que la “Ley de emergencia administrativa” que se trataba ese día “abre el paso al desguace del Estado y la privatización, fundamentalmente por los artículos 25 y 26 de la ley que elimina la defensa de los trabajadores en relación de dependencia a partir de la injerencia de los privados”. El otro punto que unificó a los gremios y organizaciones, recuerda Smith “es la lucha por paritarias que en la provincia todavía no se cerraron” como judiciales y Cicop, y “la contundencia de la lucha del Astillero que tampoco cerró la paritaria”. Destacó además el compañero la participación de “los compañeros campesinos pobres y medios, que es una histórica confluencia entre el movimiento obrero, el movimiento estudiantil, los estatales y los trabajadores. En relación al 29 y el paro nacional, nuestro gremio ATE, en el congreso provincial, realizado también hace unos días, resolvió reclamar a las cinco centrales la realización de un paro nacional”. Finalmente, Smith recordó que “el Astillero fue la única empresa que no pudo privatizar la fiesta menemista ni tampoco los gobiernos que lo sucedieron; ni privatizar ni liquidar, y hoy sigue siendo un bastión en la pelea por la industria naval y por la defensa nacional”.

Por su lado, el compañero Ezequiel Antognini, nos aseguraba que en la marcha de la semana pasada, “movilizamos entre 1.500 y 2.000 compañeros rechazando la propuesta de aumento de la gobernadora, porque consideramos que es insuficiente. En estos días tendríamos una nueva reunión con Economía, y las nuevas asambleas de sector, como en Soldadura y Cobrería, ratificaron que el aumento es insuficiente y que tenía que haber una mejor oferta. La última asamblea general resolvió ir por un

39% de aumento salarial, y nos ofrecen 25% más el aumento de la ‘movilidad’, es decir el transporte”.

 

 

Marta Gómez, secretaria gremial de Suteba 

“A los compañeros les pesa mucho la inflación”

 

Marta Gómez, que además es secretaria general de CTA-Matanza, nos decía que el Suteba provincial era convocante de la marcha, y que en las seccionales que dirige la Multicolor se hicieron reuniones de delegados y asambleas “en las que se planteó la necesidad de hacer una apuesta más fuerte por lo que se juega en la Legislatura, por eso se votó parar y movilizar junto al resto de los estatales. En estos días se ha visto el despliegue de los trabajadores. Por ejemplo en La Matanza, el día del paro docente la semana pasada muchas escuelas cerraron, porque los auxiliares se plegaban al paro”. Sobre el panorama en las escuelas, Marta decía que “se va dando un proceso. A los compañeros les pesa mucho la inflación. En la provincia no están homologados los valores del salario familiar. Seguimos con un valor de 15 mil, por lo que muchas de nuestras mujeres no cobran el salario por sus hijos. Esto da mucha bronca, al igual que los descuentos de Ganancias. Se empieza a poner en discusión la imagen esperanzadora por la que muchos docentes votaron a este gobierno. Este es un debate que hay que dar con mucho fundamento. No alcanza con decir que este gobierno no va a resolver. Machacan todos los días con que ‘tenemos que esperar’, inyectado vacunas a la esperanza, aunque muchos trabajadores empiezan a ver que por el camino de las utopías no vamos a salir, y apuestan a la lucha”.

Sobre la infraestructura de las escuelas, afirma la secretaria de la CTA Matanza que “es una pelea día a día. Seguimos, como en el gobierno anterior, corriendo atrás del hecho consumado. Si una escuela se incendia le dan prioridad. Tiene que pasar algo muy grave para que den respuestas rápidas. O tiene que haber movilizaciones de las comunidades, muy efectivas, para que den respuestas. No se sientan a planificar de acuerdo a las necesidades; en los comedores escolares aumentó el valor del cupo, pero no de los cupos, cuando hay mayor inscripción de las familias”.

 

Pablo Maciel, de la Corriente de Salud Salvador Mazza

Crisis del sistema de salud

 

El compañero médico Pablo Maciel, perteneciente a la Corriente de Salud Salvador Mazza en la Cicop, decía a este semanario que “esta marcha es un avance en la confluencia de los trabajadores del estado frente al brutal ajuste que vienen llevando adelante los gobiernos provincial y nacional. Esta confluencia dio un paso muy importante la semana pasada con la movilización del 11 de mayo. Desde Cicop y desde nuestra Corriente planteamos que para poder torcerle el brazo a este gobierno es indispensable la multisectorialidad, la unidad de todos los sectores para que todos podamos avanzar con cada uno de nuestros reclamos particulares, pero por sobre todo podamos avanzar en la discusión de dónde tiene que ir la plata y quién tiene que pagar el ajuste y la herencia que dejó el gobierno anterior”.

Consultado sobre la lucha que viene desarrollando la Cicop, Maciel nos decía que “estamos en la semana número 13 de paros. Esta es la quinta semana de jornadas de 72 horas de paro. La crisis es tal que tenemos reportados más problemas los días que no hay paro que los días con paro. Tenemos que decirle permanente a nuestros pacientes ‘nos falta esto o lo otro’. Las asambleas de los hospitales y centros de salud vienen votando la continuidad del plan de lucha, y perfilamos para la semana que viene un paro conjunto con ATE el 24, con movilización en la Ciudad de Buenos Aires con la colocación de un hospital de campaña y una guardia de 24 horas en el Obelisco el 26 de mayo”. Sobre la propuesta salarial del gobierno, el compañeroafirmó que “no es satisfactoria. Vienen incremen-tando un punto de aumento por semana. Empezamos en 15% y hoy estamos en 18,4%. Hay versiones que pueden incrementar un punto más. Pero necesitamos que el gobierno tenga la voluntad política de hacer una oferta que pueda resolver este conflicto, que se ha prolongado, y se profundiza. Que el gobierno destine el presupuesto que se necesita en el sistema público de salud.

 

Roberto Solano, de Asoma

“Muchos compañeros tuvieron que dejar las quintas”

 

El compañero Roberto Solano, de Asoma (Asociación de Medieros y Afines), que agrupa a campesinos pobres y pequeños

productores del Gran La Plata nos decía que confluyeron en la marcha porque “Entendemos que es importante juntarnos entre organizaciones sociales como ATE, CTA. Nosotros conformamos una multisectorial de distintos sectores. Nos parece importante porque el gobierno no tiene respuestas para ningún sector. Entendemos que es necesario y por eso estamos acá”. Sobre los reclamos  puntuales  el dirigente campesino afirmó que “El tarifazo de luz nos agravó terriblemente porque los compañeros que trabajamos en las quintas, fuimos afectados en un 80, 90 por ciento con la suba de la electricidad. Tuvimos un paro hace poco más de un mes, la semana pasada hicimos una gran movilización con 3 mil campesinos frente a la Casa de Gobierno y no nos dieron respuesta. Creo que esto va a continuar si el gobierno no da respuestas. Porque tanto los estatales como los campesinos estamos en peores condiciones: veníamos mal pero a partir de diciembre se agravó más y lo vamos viendo y se va sintiendo cada vez más en el campo.

Acerca de la situación en la zona frutihortícola decía el compañero que “es muy crítica. Muchos compañeros tuvieron que dejar las quintas, algunos que tenían una camioneta, la tuvieron que vender para pagar la deuda que tenían. Porque la temporada alta nuestra fue diciembre, enero, febrero y marzo donde la berenjena y el tomate se tiraron, el morrón se tiró… eso hizo que para la próxima temporada que estamos por iniciar ahora, muchos no van a poder plantar el tomate. Va a escasear el tomate, el morrón, la berenjena… entonces, eso hace que nosotros estemos acá porque tenemos que tener alguna respuesta”.

 

Edicion:

 

Comments

comments

error: Protegido por Copyright