Pin It
El pueblo unido movilizándose enérgicamente pero en paz
El pueblo unido movilizándose enérgicamente pero en paz

El pueblo unido movilizándose enérgicamente pero en paz

De la única manera que se puede derrotar esto es con el pueblo unido movilizándose enérgicamente pero en paz”

Gustavo Vera,  titular La Alameda,  legislador porteño de Bien Común y considerado un vocero informal del Papa Francisco, estuvo en Tucumán acompañando la marcha que exigió justicia por el Padre Juan. Aseguró que su muerte es un mensaje mafioso, descreyó de la actuación de la justicia, consideró que el silencio del gobierno provincial es ‘ensordecedor’ y aseguró que el máximo pontífice está al tanto “de los que obraron y de los que no obraron” en Tucumán. Críticas veladas al arzobispo Zecca.

“Vengo a acompañar el reclamo del pueblo tucumano para que haya justicia. Estamos en presencia de un crimen mafioso. Esto es la opinión que tengo de años y años que vengo luchando contra el narcotráfico. Claramente el padre Juan era un hombre comprometido con la vida. Era un hombre que denunciaba al narcotráfico, que denunciaba la connivencia policial y política, que llamaba a movilizarse y a unir al pueblo alrededor de valores. Había recibido amenazas. Las había anunciado oportunamente. Estaba previsto su traslado. El suicidio va en contra de lo que él amaba, que era la vida”.  Gustavo Vera, uno de los principales voceros del Papa Francisco, estuvo presente en Tucumán. En su paso, dejó claro la tensión con la cúpula eclesiástica local, a quién acusó veladamente de no actuar y pidió en cambio mirar lo que sucedió en San Cayetano donde en una misa celebrada ayer el obispo de Merlo-Moreno, Fernando Maletti, comparó la muerte del sacerdote tucumano Juan Viroche con la del cura Carlos Mugica, asesinado en 1974, mientras que el villero padre “Pepe” aseguró que su par fue “víctima de la mafia” y el activista solidario Juan Carr consideró que al párroco “lo mataron”.  Contrastó así la posición de estos curas con la acción de Alfredo Zecca, Arzobispo de Tucumán, que sólo atinó a defenderse de las acusaciones en su contra.  Vera aseguró que el hecho de que el Padre Juan Viroche “haya aparecido ahorcado en el templo parroquial, que su poco dinero aparezca al lado, que aparezca un Cristo roto, es un mensaje mafioso. Lo que intentan es instalar temor en el pueblo y decirles ‘esto no es robo, es un mensaje para todos ustedes, que si se comprometen, les va a pasar lo mismo’”.

¿Cómo avanza el narcotráfico en la Argentina?

Avanza comprando políticos, jueces, periodistas, comprando con mucho dinero todo lo que aparece a su paso. Pasan cosas increíbles como que un fiscal diga cuatro horas después de la muerte de Juan que fue un suicidio cuando hasta un abogado recién recibido sabe que para poder demostrar si un hecho fue suicidio o no mínimo necesitas semana y media entre las pericias, las autopsias, el isopado, etc. Claramente nos están tomando el pelo.

¿Cómo analiza la acción del Arzobispado tucumano, de su cúpula, sobre todo tomando en cuenta las denuncias de los vecinos de que dejaron solo al Padre Juan?

Prefiero quedarme con lo positivo. La misa de San Cayetano que presidió el obispo Fernando Maletti, con el cura villero ‘Pepe’, sacerdotes muy comprometidos en la lucha contra el narcotráfico, que también son amenazados. Pero te cuento: la secuencia de los sacerdotes que se comprometen contra la mafia en todo el mundo es más o menos la misma película. Primero quieren hacernos creer que se suicidó. Después ensucian su vida personal, le inventan novias, amantes, etc. Esto ya lo vimos en México, en Río de Janeiro, en Africa. Nosotros cooperamos con el Papa Francisco en montar redes contra el narcotráfico y esta película ya la vimos. Este es un crimen mafioso y por lo tanto acá hay que redoblar la movilización. En paz, pero enérgicamente hasta que haya justicia. Y el pueblo tucumano, y en particular el pueblo cristiano, no tiene que olvidarse que además de rezar hay que obrar y hay que exigir sed de justicia. Como dice la Buenaveturanza: si queremos seguir el camino del cristianismo original, el camino que Francisco nos marca, es el camino del compromiso, con el prójimo, con la comunidad y de no dejar impune hechos que son una injusticia. No solamente hubo un crimen mafioso, sino que también van a querer ensuciarlo al padre Juan para hacernos creer que fue un suicidio. Esto es un mensaje para todo el país el que intentan mandar. No hay que olvidar que fue en Tucumán donde el Papa mandó una carta llamando a luchar contra el narcotráfico.

¿Está el Papa Francisco al tanto de lo que está pasando en Tucumán?

Está al tanto de lo que obraron y de los que no obraron. Está al tanto de los que se comprometen y de los que se están callando. Está al tanto de todos los que hoy hicieron una misa de denuncia muy seria en San Cayetano y los que hoy no hicieron nada. El Papa Francisco está al tanto de lo que pasa en su querida Argentina día a día.

¿Cómo se sigue?

De la única manera que se puede derrotar esto es con el pueblo unido movilizándose enérgicamente pero en paz. Desesmascarando todas las mentiras y patrañas que se quieren armar. Los grandes crímenes mafiosos en este país, los grandes hechos de corrupción, los que se han logrado esclarecer, fueron con la movilización del pueblo. ¿Qué hubiese sido del crimen de la tragedia de Once, donde murieron 51 personas, si no hubiese sido por la movilización? Estaría preso solo el conductor del tren, nada más. Hoy tenemos un montón de ministros presos por la movilización. ¿Qué hubiese sido del crimen y la violación de María Soledad Morales, en Catamarca, si no hubiese por la monja Marta Pelloni y el pueblo que se movilizó? ¿Qué hubiera sido del crimen de Mariano Ferreyra si no hubiese sido por la movilización del pueblo y sus familiares? Así con todo. Si el pueblo se moviliza, esto se puede esclarecer. Si no se moviliza, puede quedar en la impunidad y marcar un precedente peligroso en la Argentina.

¿Qué opina del silencio del gobierno provincial?

El silencio es ensordecedor.

¿Cree que el actual gobierno nacional está tratando de implementar políticas para combatir el narcotráfico?

Si tienen intenciones, no se nota. Porque (Néstor) Roncaglia, el jefe de la Policía Federal, estaba como jefe de División de Drogas en el gobierno anterior. Y estuvo ahí cuando Naciones Unidas decía que éramos el tercer exportador de cocaína y el primer consumidor latinoamericano. Lo premian y lo ponen jefe la Federal. (Pablo) Bressi era el jefe de División de Drogas peligrosas de Scioli. Y lo premian poniéndolo como jefe de la policía Bonaernse. Es como que yo te diga “mirá, vamos a terminar con el robo de caudales” y te nombro como jefe de la policía al Gordo Valor. Nos están cargando.

 

Comments

comments

error: Protegido por Copyright