Coronavirus COVID-19 España e Italia una supuesta verdad que esconde la Organización Mundial de la Salud.

En muchas publicaciones de España e Italia, hacen énfasis en un estudio que publicaremos a continuación, sobre el tratamiento del Coronavirus de la Organización Mundial de la Salud y lo que aseguran unos médicos de Italia que llegaron a realizar autopsias a los fallecidos por COVID-19.  Imagen  de un entierro de un fallecido por covid-19. (EFE)

Las fuentes de información son Maldita es y El Confidencial

Tan solo ocho salas de autopsias de hospitales españoles van a disponer del nivel de bioseguridad requerido para pacientes de coronavirus

En la lucha contra el  coronavirus  todo parece poco, por eso resulta difícil de entender que haya herramientas que no se estén utilizando. Una de ellas es la posibilidad de realizar autopsias. Desde hace días, algunas acento en esta cuestión, sobre todo desde que el mediático médico forense José Cabrera Forneiro planteó la pregunta: ¿por qué después de tantos miles de muertes no se han realizado autopsias clínicas para conocer “las razones últimas por las que el virus mata y cómo mata”?

Ante una enfermedad nueva, podrían aportar información clave para desarrollar estrategias terapéuticas. ¿Cómo es posible que no haya un grupo de investigación que practique autopsias para analizar cómo el virus actúa en cada órgano? La cuestión ha corrido como la pólvora y ha generado debate, pero por fin los patólogos tienen ‘luz verde’ para realizar exámenes ‘post mortem’. ¿Qué ha pasado hasta ahora?

En el documento técnico ‘Procedimiento para el manejo de cadáveres de casos de covid-19’, publicado por el Ministerio de Sanidad el 5 de marzo y que luego ha sufrido varias revisiones —la última versión es del 13 de abril—, la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) especifica, con respecto a las autopsias, la recomendación de no realizarlas “por el riesgo biológico de contagio para los ejecutores de la misma y por el riesgo de propagación del virus”.

¿Dónde está el peligro?

En concreto, según este texto, el peligro está en el contacto con materiales infectivos, “especialmente por salpicaduras”, pero también porque “los pulmones y otros órganos todavía pueden contener virus vivos y es preciso tomar medidas de protección respiratoria complementarias”. No obstante, el documento no prohibía realizarlas, dejando la puerta abierta a esta posibilidad “si se considera realmente necesaria y se puede garantizar que esta se realiza en un ambiente seguro”.

Por lo tanto, la recomendación de la sociedad científica que agrupa a los patólogos españoles atendía a motivos de seguridad con el trasfondo de la dramática realidad que vivían los hospitales en las primeras semanas de la epidemia en el país. “Nos pareció que no era una prioridad en la fase aguda de la crisis, aun estando de acuerdo, como no puede ser de otro modo, en el valor importantísimo que tienen las autopsias”, explica a Teknautas Xavier Matías-Guiu, presidente de la SEAP.

Los patólogos españoles aseguran que el principal motivo para no realizarlas era la seguridad

Varios motivos no solo desaconsejaban llevar a cabo autopsias sino que, en la práctica, lo hacían casi imposible. Uno era la falta de EPI (equipos de protección individual), por lo que “parecía razonable que se limitaran al personal sanitario que estaba tratando a los pacientes”. Otro era la ausencia de los propios patólogos en sus respectivos servicios, ya que en muchos casos fueron reasignados a las plantas en las que trataban a los pacientes.

Sin embargo, la causa más importante era la carencia de salas de autopsias en los servicios de anatomía patológica de los hospitales con el nivel de seguridad adecuado, que debe ser el denominado BSL-3. “En el momento de iniciarse esta crisis, eran unas cinco en toda España y algunas se han utilizado para llevar allí los cadáveres, recordemos que la mortalidad ha sido muy alta”, señala Matías-Guiu.

La escasez de salas de autopsia BSL-3 —es el segundo nivel de bioseguridad más importante— se explica porque están reservadas para fallecimientos provocados por enfermedades extremadamente contagiosas, que registran muy pocos casos. “El ejemplo más característico son las enfermedades producidas por priones, la variante humana de la enfermedad de las vacas locas. En otras épocas, en España han fallecido patólogos por haber efectuado autopsias de enfermedades priónicas sin las precauciones adecuadas”, destaca el presidente de la SEAP.

En el caso de covid-19, además de la gran transmisibilidad, hay que tener en cuenta que se trata de una enfermedad que aún presenta muchas incógnitas, como la carga viral que pueden tener los órganos de los pacientes que fallecen. “Imaginemos lo que significa seccionar un pulmón, las posibilidades de propagación por aerosoles si el virus está en este órgano son enormes”, apunta el experto.

Las posibilidades de propagación por aerosoles si el virus está en los pulmones son enormes

Por eso, las salas de autopsias corrientes de los hospitales, donde habitualmente llegan casos de cáncer o enfermedades cardíacas, no sirven. De hecho, ya antes de que se hubieran registrado casos en España, algunos jefes de los servicios de anatomía patológica consultaron con las unidades básicas de prevención laboral de sus respectivos centros la posibilidad de realizar este tipo de intervención con pacientes de coronavirus y la respuesta fue negativa por carecer de las instalaciones adecuadas.

A falta de autopsias, en diversos centros se han llevado a cabo biopsias ‘post mortem’, es decir, que los patólogos han obtenido pequeñas muestras de órganos de las personas fallecidas para hacerse una idea de su estado. Este procedimiento puede aportar algo de información, según los expertos, pero lógicamente no sustituye al examen minucioso y completo de los cuerpos.

En cualquier caso, por todos los motivos anteriores, hasta ahora no se había practicado ni una sola autopsia a pacientes fallecidos por covid-19 en España. La primera tuvo lugar la semana pasada en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, según la SEAP, y será la primera de muchas. “Ahora el escenario es diferente, los hospitales están menos sometidos a la crisis”, asegura el presidente de la SEAP, “pensamos que puede ser el momento de estimular la práctica de las autopsias donde se den las condiciones”.

Un número muy bajo de salas

A los hospitales que ya contaban con las salas apropiadas podrían unirse en las próximas semanas algunos que consigan acondicionar las suyas, pero probablemente no pasen de un total de ocho en todo el país —desde la SEAP, prefieren no especificar cuáles son hasta confirmar que todos ellos se van a sumar a la realización de autopsias—, porque la reforma no es sencilla: para llegar a tener una sala BSL-3, hacen falta presión negativa, filtros especiales y una ventilación adecuada, entre otras cosas.

“Este bajo número de salas de autopsias preparadas para muertes por enfermedades muy contagiosas no es el adecuado. En los próximos años, tendremos que hacer una reflexión, pensar que esta crisis debería hacer cambiar el funcionamiento de los hospitales y tratar de que haya más hospitales listos para afrontar otra crisis en el futuro, tenemos que ser previsores”, añade Matías-Guiu.

El Palacio de Hielo de Majadahonda, el tercer recinto en Madrid utilizado como morgue. (EFE)

En cualquier caso, la SEAP considera que ya se dan las circunstancias para realizar un número de autopsias mínimo que permita sacar conclusiones valiosas y está trabajando en la redacción de protocolos de actuación en colaboración con otras sociedades científicas. Uno de los objetivos es identificar el perfil de paciente con covid-19 más adecuado para obtener la máxima información posible.

“Obviamente, como patólogos, sabemos el valor que tiene la autopsia, es uno de nuestros trabajos. La autopsia es una gran herramienta para entender por qué se produce una enfermedad”, destaca el experto. En este caso, “nos permitirá conocer la patología que provoca el virus, sobre todo en los pulmones, pero también en otros órganos, como los riñones o el corazón”.

Las supuestas autopsias italianas

Si en España no se han podido realizar autopsias hasta ahora, ¿qué sucede con el resto de los países? Al parecer, han tenido carencias parecidas y por eso la información que aportan estas intervenciones ha ido llegando con cuentagotas. Entre las publicaciones científicas, aparecen algunos casos de China y de EEUU que resultan poco más que testimoniales y que no siempre han sido revisados por otros expertos. No obstante, las conclusiones hablan de lesiones pulmonares significativas, especialmente por inflamación de los alveolos, pero también explican que existen daños en el corazón, los vasos, el hígado, los riñones y otros órganos.

En Italia, la sociedad científica equivalente a la SEAP realizó las mismas recomendaciones que se han hecho en España: hacer autopsias solo en el caso de que se pudiera garantizar la máxima seguridad. Sin embargo, en los últimos días, ha circulado por redes sociales una información que habla de 50 autopsias italianas y sus resultados, pero los patólogos españoles no tienen constancia de ello. “No digo que no se hayan hecho, pero tampoco tenemos evidencia, hay que esperar a ver si se publica algo”, señala el presidente de la SEAP, que ni conoce a los supuestos colegas que han llevado a cabo el trabajo ni ha encontrado referencias a la nomenclatura que suele utilizarse en informes de anatomía patológica.

El caso es que los supuestos resultados de este medio centenar de autopsias —un número muy elevado, teniendo en cuenta que solo hay tres o cuatro en otros países— han dado pie o han reforzado una teoría que ha circulado mucho entre los sanitarios españoles en los últimos días: el problema que causa el virus es cardiovascular, no respiratorio, y por lo tanto los tratamientos actuales estarían mal enfocados.

El diario ‘La Repubblica’ ofreció hace días una explicación: solo se trata de un bulo más de tantos que están circulando por las redes sociales. “¡Porque el problema es cardiovascular, no respiratorio!” es una frase literal que aparece en una supuesta carta de un cardiólogo de Pavía cuyo nombre no se menciona, texto que ha circulado mucho por las redes sociales. Para los expertos clínicos, aunque haya casos de trombos y otros problemas circulatorios, las lesiones pulmonares de carácter inflamatorio también son evidentes, así que carece de sentido hacer ese planteamiento con los datos actuales.

Fuente  El Confidencial

 

Hacia dónde apuntan los resultados del estudio?

En los mensajes que circulan sobre estas autopsias se dice que el virus mata por trombosis y no neumonía, pero en realidad, a lo que los resultados apuntan es que el patrón que predomina en las lesiones pulmonares de pacientes con COVID-19 es el daño alveolar difuso (DAD), como se describe para los otros dos coronavirus que infectan a humanos, SARS-CoV y MERS-CoV.

Según la Sociedad Española de Anatomía Patológica, esta es la manifestación histológica del Síndrome de Distrés Respiratorio del Adulto (SDRA)/daño pulmonar agudo. Además, los resultados muestran una frecuente formación de membrana hialina e hiperplasia (aumento anormal de tamaño que sufre un órgano o un tejido) atípica de neumocitos.

El hallazgo más relevante de esta investigación es la presencia de trombos de fibrina plaquetaria en pequeños vasos arteriales. “Esta importante observación se ajusta al contexto clínico de la coagulopatía (menor capacidad de coagulación de la sangre)”, frecuente en los pacientes de COVID-19, indican los autores.

Los resultados apoyan las hipótesis propuestas por el resto de estudios clínicos recientes: que la COVID-19 está relacionada con la coagulopatía y la trombosis y que los valores de Dímero D altos están asociados con un pronóstico más grave de la enfermedad. “Por ello, se ha propuesto el uso de anticoagulantes por ser potencialmente beneficiosos para los casos más complicados de esta enfermedad, aunque su eficacia y seguridad no han sido demostradas”, señalan los investigadores.

Esto también entra dentro de lo que ya se sabe del virus, hemos hablado de ello con más detalle

Por último, indican que “todo apunta a que el virus que puede permanecer en los pulmones durante varios días, incluso en pequeñas cantidades” y que esta “podría ser la causa primera del daño pulmonar“.

Síntomas parecidos a otros síndromes relacionados con el sistema inmunológico

Según Callejas, mientras que en algunos pacientes el coronavirus provoca una “mini gripe”, otros son asintomáticos, etc., hay un grupo específico, normalmente gente joven, en el que el contacto con este ocasiona una replica de los síntomas “dos enfermedades del sistema inmunológico“: el síndrome de activación macrofágica (una reacción patológica inflamatoria sistémica) y el síndrome antifosfolípidos (cuando el sistema inmunitario crea por error anticuerpos que hacen que la sangre sea más propensa a coagularse).

En definitiva, una gran respuesta inflamatoria que “les está matando”. Añade que por eso el COVID-19 “se está tratando con antiinflamatorios y no con antivíricos”.

“Es correcto que una parte importante de la respuesta inflamatoria exagerada se produce como consecuencia de la activación descontrolada del macrófago, y es cierto que otra de las causas de la alta mortalidad en estos pacientes es la coagulación diseminada en varios órganos”, coincide Delgado. Sin embargo, matiza que que lo llamemos síndrome antifosfolípido o choque séptico, “da un poco lo mismo”. “Es lo que se produce en respuesta a infecciones descontroladas (o a veces en pacientes con enfermedades reumáticas o neoplásicos), incluidas infecciones víricas”, añade.

Síndrome de activación macrofágica

Según el vídeo, en aquellos pacientes predispuestos genéticamente (en este caso, italianos y españoles), el virus activaría al macrófago y produciría el síndrome de activación macrofágica. Esto desencadenaría una tormenta de citoquina (en especial la que está más alta, la IL 6, que hasta ahora se trata con tocilizumab, un medicamento biológico). Esta tormenta sería la que hace que los pacientes “vayan absolutamente fatal”, sobre todo los más jóvenes.

“¿Qué estamos empezando a hacer ahora? Poner corticoides a dosis altas“, comenta Calleja, y matiza que no lo hacen con todos los pacientes de COVID-19, sino solo con aquellos que tengan este síndrome. ¿Y cómo se comprueba? “La clave de esta enfermedad es la ferritina”, repite Callejas. “El tío que tenga la ferritina alta, se va a poner muy malo: cuanto más alta, peor”.

Según Delgado, los niveles altos de ferritina efectivamente están asociados a una respuesta inflamatoria aguda, que aparece en muchos pacientes graves. Coincide además en que estos son indicador de que el paciente “ya va o va a ir mal”. “Es una medida rápida y fácil de realizar (medir los niveles de ferritina), y generalmente se asocia a un pronóstico grave en este tipo de enfermedades inflamatorias sistémicas”, indica Delgado. “Esto se podría aplicar a los enfermos con coronavirus, siempre y cuando la infección desencadene este cuadro de síndrome de activación macrofágica, que no siempre ocurre”.

Gil, por otra parte, hace referencia a este estudio, en el que se compara a pacientes de distinta gravedad, y donde se puede comprobar que la ferritina está alterada en ambos grupos. “Es cierto es que está mucho más elevada en pacientes graves. Sin embargo, los pacientes que están catalogados como no graves también tienen niveles muy superiores al rango habitual”, indica Gil.

Por la tanto, ¿es un indicador de que el paciente se va a poner muy malo, como indica Calleja? Dado que los pacientes no graves también presentan niveles muy altos, según Gil, habría que establecer un punto de corte para determina qué niveles son muy altos y se asocian con una mala progresión y que niveles son altos, pero no se asocian a esta. “A día de hoy, eso no se ha descrito”, concluye.

Síndrome antifosfolípido

Como comenta Callejas en el vídeo, otra serie de síntomas de este grupo de pacientes de COVID-19 son muy similares a los del síndrome antifosfolípido (niveles de dímeros D altos, de plaquetas bajas y microtrombos). “¿Cómo podemos controlar esta parte? Con heparina de bajo peso molecular a dosis anticoagulantes”, propone en las imágenes.

 

“Ambos síndromes existen y muy probablemente puedan estar relacionados con la respuesta inflamatoria frente al virus, pero aún no se sabe“, explica Figueras. “Lo que se produce es una hiperreacción de la respuesta innata”, añade.

Una vez identificado que el paciente va a cursar con síndrome de activación macrofágica, lo indicado es desactivarla. “Los tratamientos son corticoides u otros inmunosupresores o, como comenta en el vídeo, tratamientos específicos de bloqueo de IL-6, que activa dos rutas nefastas en estos casos: la ruta inflamatoria y la ruta de activación de fase aguda que provoca coagulación diseminada”, indica Delgado. “Pero hay que estar seguro que son este tipo de pacientes, porque una desactivación del sistema inmunológico en aquellos que no sea una prioridad, favorecería la diseminación del virus en el organismo“, concluye.

“No es la primera persona que sugiere que algunos pacientes graves afectados por COVID-19 muestran síntomas parecidos a otras patologías”, explica Gil. De hecho, recientemente se ha publicado un estudio que sugiere que algunas manifestaciones podrían ser muy similares a lo que se conoce como linfohistiocitosis hemofagocítica secundaria. “Este propone una idea, pero no lo han demostrado con datos de pacientes“, indica el miembro de la SEI.

Según Gil, actualmente no se sabe cómo el virus afecta a la respuesta innata, ni tampoco quién o quiénes son los responsables de la llamada tormenta de citocinas. “Afirmar que ‘el macrófago es el responsable’ es simplemente una opinión no contrastada que aún no ha sido demostrada. Aún estamos a la espera de saber realmente cómo afecta el SARS-CoV-2 a la respuesta inmunitaria, especialmente la innata”, concluye.

Fuente:  Maldita Es

Manejo Cadaveres COVID 19

CNoticias de Argentina

Cañuelas Noticias

(Visited 2.280 times, 599 visits today)

Cañuelas Noticias

Noticias en vivo actualizada las 24 horas, del coronavirus covid-19 en Argentina de Cañuelas y de Argentina sitio web de Noticias, Internacionales, turismo, ...

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Open chat
En Linea
A %d blogueros les gusta esto: